Notas de prensa

Noticia completa

Descargar

ACS construirá y explotará durante 20 años la nueva depuradora de la Bahía de Dublín

Drace Medio Ambiente y Dragados, filiales del área de construcción, se hacen con un contrato por valor de 160 millones de euros

25-07-2008
Madrid, 25 de Julio de 2008. El Condado de Dun Laoghaire-Rathdown, al sudeste de la capital irlandesa, ha adjudicado al consorcio formado por Drace Medio Ambiente, Dragados y un socio local el proyecto Shanganagh & Bray Main Drainage Scheme, consistente en la construcción y explotación durante 20 años de una de las mayores depuradoras de la Bahía de Dublín.
El contrato, por valor de 162 millones de euros, consiste en el diseño y construcción de una estación depuradora de aguas residuales (EDAR) y su posterior explotación durante un periodo de 20 años. El plazo de construcción de la infraestructura de tratamiento es de aproximadamente dos años.
La nueva estación depuradora tendrá capacidad para tratar 43.750 m3 de agua al día y dará servicio a más de 180.000 habitantes de la zona. La planta incluye un tratamiento secundario que supone una reducción superior al 90% de contaminación orgánica, lo que mejora sustancialmente la calidad del agua depurada vertida al mar, y un tratamiento de biosólidos en la misma instalación que producirá fertilizantes que serán reutilizados en la agricultura.
El agua tratada se verterá a la Bahía de Dublín a través de un emisario submarino existente de 6 kilómetros de largo. Con todo ello, las autoridades locales buscan tanto mejorar la calidad de las aguas de la bahía para cumplir con la normativa nacional y comunitaria, como mejorar la calidad de las playas de la zona para lograr la “Bandera Azul” que concede la UE.
En el proyecto de construcción de esta estación depuradora de aguas residuales se han tenido muy en cuenta el cumplimiento de los requisitos del estudio de impacto ambiental, en relación con las limitaciones de olor, ruidos, intrusión visual y tráfico. Debido a la situación de la planta, muy próxima a zonas residenciales, el control de olores ha exigido una gran atención, por lo que prácticamente todas las unidades de proceso están cubiertas. Además, se ha aplicado un modelo de dispersión de olores para acreditar el cumplimiento de los límites máximos admitidos.
Con esta adjudicación, Drace Medio Ambiente continúa su expansión internacional tras haber realizado alguna de las más importantes depuradoras españolas, como las del Baix Llobregat y del Besos en Barcelona, la de Alcira en Valencia y la de Rejas en Madrid.