El Grupo ACS y la RSC

El Grupo ACS tiene una estructura descentralizada alrededor de sus tres áreas, Construcción, Medio Ambiente y Servicios Industriales, y desarrolla su actividad a través de decenas de compañías diferentes. Esta organización compleja, pero muy eficiente, promueve que las compañías del Grupo compitan y desarrollen su trabajo de forma independiente, a la vez que comparten unas directrices comunes que aportan valor en su actividad.

Cada una de las compañías del Grupo ACS se gestiona de forma autónoma, con direcciones funcionales independientes y unos órganos ejecutivos flexibles y soberanos. Los objetivos de este tipo de organizaciones es fomentar:

  • La rentabilidad
  • La descentralización
  • La reducción de la burocracia
  • La capacidad emprendedora
  • La competitividad
  • La flexibilidad y capacidad de adaptación
  • La diversidad
  • La subcontratación de actividades

El objetivo es que todas las compañías del Grupo ACS compartan los valores y la cultura del Grupo, al tiempo que cada una ópera de modo autónomo, aportando de forma individual multitud de fórmulas válidas y rentables de gestión gracias a los múltiples factores que intervienen en sus decisiones y que generan conocimiento y buenas prácticas también independientes.

Por lo tanto, en el esfuerzo de Sostenibilidad del Grupo ACS confluyen las contribuciones de multitud de compañías que definen sus políticas de actuación de forma autónoma y que gestionan sus recursos de la manera más eficiente posible, amparadas siempre por los principios y objetivos comunes definidos en la Política de Responsabilidad Social Corporativa del Grupo ACS, aprobada el 26 de febrero de 2016, en la que se establecen los principios básicos y específicos de actuación en esta materia, así como en la relación del Grupo con su entorno.